martes, 22 de marzo de 2011

24 de marzo - Día de la memoria por la Verdad y la Justicia

Es un día de memoria dolorosa
que nos lleva a reflexionar.

Sus recuerdos
nos golpean en la cabeza
nos anudan la garganta
nos tiemblan en las manos.

Es necesario
soltar los pensamientos
desatar las emociones
sostener con mano firme.

Con ideas
con palabras
con acciones
construyamos el país de paz, de verdad, de justicia
que todos merecemos.


Actores, músicos y autores se quedaron sin trabajo, profesores de la universidad fueron expulsados... y todos los que pensaban diferente de quienes habían tomado el poder por la fuerza vieron su vida más difícil. Muchos desaparecieron, otros se fueron del país, otros estuvieron escondidos...
En aquellos días tristes, muchos libros fueron prohibidos. También muchos discos y obras de artes plásticas. 
Entre otros, estos cuentos para chicos fueron prohibidos:

Bornemann, Elsa: El caso Gaspar.

Devetach, Laura: La planta de Bartolo.

Barnes, Ayax: El pueblo que no quería ser gris.



La música suele ser una buena compañera para estos fines. Presten atención a las imágenes, además de escuchar y leer luego la letra, que nos dice muchas cosas.

1. Este vídeo es de una canción de León Gieco llamada La memoria. Si después de verlo tienen alguna pregunta que hacerme, las espero en los comentarios, al final de esta entrada.





Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar.
Cuántos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la Amia
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Mugica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento.

Está en el disco Bandidos rurales de 2001.

2. Esta es una cueca de Sting, que está en el disco Nothing like the sun, de 1987.



La traducción, tomada desde el sitio del Ministerio de Educación de la Nación, dice:

Ellas danzan solas

¿Por qué están aquí, danzando solas?
¿Por que hay tristeza en sus miradas?
Hay soldados también,
ignoran su dolor
porque desprecian el amor.

Danzan con los muertos,
los que ya no están,
amores invisibles,
no dejan de danzar.
Danzan con sus padres,
sus niños también,
y con sus esposos,
en soledad, en soledad.

Yo las vi en silencio gritar.
No hay otra manera de protestar.
Si dijeran algo más
sólo un poco más
otra mujer sería torturada
con seguridad.

Danzan con los muertos,
los que ya no están,
amores invisibles,
no dejan de danzar.
Danzan con sus padres,
sus niños también,
y con sus esposos,
en soledad, en soledad.

Un día danzaremos
sobre sus tumbas, libres.
Un día cantaremos
al danzar.
Un día danzaremos
sobre sus tumbas, libres.
Un dia cantaremos
al danzar.

Ellas danzan con los desaparecidos,
danzan con los muertos,
danzan con amores invisibles,
con silenciosa angustia.
Danzan con sus padres,
con sus hijos,
con sus esposos.
Ellas danzan solas,
danzan solas.

Hey Mr. Pinochet:
su siembra huele mal
y ese dinero que recibe
pronto se terminará.
No podrá comprar más armas,
ni a sus verdugos pagar.
Imagine a su madre
danzando siempre en soledad.

Danzan con los muertos,
los que ya no están,
amores invisibles,
no dejan de danzar.
Danzan con sus padres,
sus nñnos también,
y con sus esposos,
en soledad, en soledad

Un día danzaremos
sobre sus tumbas, libres.
Un dia cantaremos
al danzar.
Un dia danzaremos
sobre sus tumbas, libres.
Un dia cantaremos
al danzar,
al danzar...

3. También, un vídeo de Canción de Alicia en el país, con comentarios de Pedro Aznar, un músico que en esos momentos formaba parte del grupo Serú Girán junto a Charly García.




Quién sabe Alicia, este país
no estuvo hecho porque sí.
Te vas a ir, vas a salir
pero te quedas,
¿dónde más vas a ir?
Y es que aquí, sabés,
el trabalenguas trabalenguas,
el asesino te asesina
y es mucho para ti.
Se acabó ese juego que te hacía feliz.

No cuentes lo que viste en los jardines, el sueño acabó.
Ya no hay morsas ni tortugas.
Un río de cabezas aplastadas por el mismo pie
juegan cricket bajo la luna.
Estamos en la tierra de nadie, pero es mía.
Los inocentes son los culpables, dice su señoría,
el rey de espadas.

No cuentes lo que hay detrás de aquel espejo,
no tendrás poder
ni abogados, ni testigos.
Enciende los candiles que los brujos
piensan en volver
a nublarnos el camino.
Estamos en la tierra de todos, en la mía.
Sobre el pasado y sobre el futuro,
ruinas sobre ruinas,
querida Alicia.

Quién sabe Alicia, este país
no estuvo hecho porque sí.
Te vas a ir, vas a salir
pero te quedas,
¿dónde más vas a ir?
Y es que aquí, sabés,
el trabalenguas trabalenguas,
el asesino te asesina
y es mucho para ti.
Se acabó.
Se acabó.
Se acabó ese juego que te hacía feliz...

Está en el disco Bicicleta de 1980.

No hay comentarios:

Una frase célebre